Reviews

Berlioz, La Damnation de Faust
Teatro Colon, 2002

La Nacion

Juan Carlos Montero

Una brillante version de la obra de Berlioz
Alta jerarquía de la dirección musical, excelencia en la orquesta y los coros, hondura en la interpretación del texto, temple, decisión y entrega de los solistas vocales, son algunos conceptos que surgen para calificar la versión ofrecida por el Teatro Colón, de "La condenación de Fausto", en su forma original de concierto

(...)

Como no podia ser de otro modo, la presencia del director norteamericano Stefan Lano en la concertación general, insufló estimulo a los cuerpos estables gracias a sus dotes de maestro claro y preciso en la forma de transmitir sus ideas musicales y de ese modo logró que se exhibiera de manera contundente la calidad de la orquesta y la de los dos coros del teatro, el de adultos y el de niños.

Una vez más, la Orquesta Estable rindió un nuevo examen, una reválida de los méritos individuales de sus integrantes y su ductilidad para obtener y traducir en el más alto nivel obras de magnitud e intrincada complejidad de ejecución

Así como resultó cautivante la redondez de su sonoridad en los registros graves -sigue siendo la agrupación sinfónica del país más parecida a las mejores orquestas europeas- asimismo se destacó por la disciplinada concentración de sus integrantes, manifestada en la impecable y limpia ejecución de los numeros pasajes en unísono de las cuerdas, en el fraseo expresivo y hermoso de las maderas, en la coloración aterciopelada de los bronces y en la precisión de la percusión.

En este sentido la versión de la célebre marcha húngara que recuerda a Rakoczy fue brillante desde todo punto de vista razón por la cual mereció el primer aplauso dela noche, que, con seguridad, frente a un publico preferentemente de conciertos hubiera obtenido una ovacón impactante y muchos más entusiasta.

 

Ambito Financiero

Abel Lopez Iturbe

Con gran batuta de Lano y voces de Lombardero Díaz y Bengolea
ESTUPENDO BERLIOZ EN EL COLON

(...)

Al frente de esta multitud está el compositor, pianista y hábil director Stefan Lano, una de las autoridades más interesantes que en los últimos años conduce organismos locales. Lano repitió la hazaña con esta densa partitura (dos horas y media) en la que se alternan momentos feéricos con danzas, marchas, arias y visiones profanas en contraposición a otras sacralizadas. El director logró de músicos y cantantes una comprometida concentración.

 

Pagina 12

Diego Fischerman

Una obra maestra en que lo teatral está en la música
El director Stefan Lano conduce una gran versión de "La Condenación de Fausto" de Berlioz en el Teatro Colón. Brillan la orquesta y los coros Estable.

(...)

En ese sentido, la dirección de Stefan Lano, de una precisión y una claridad exquisitas, fue capaz de plantear con exactitud una narratividad basada en las propias leyes del lenguaje sonoro. La disposición de la orquesta, con primeros y segundos violines en atriles enfrentados, las violas y violoncellos en ci centro (lo que permite la espacialización de los pasajes de eco y del contrapunto entre las cuerdas) fue un elemento más de transparencia. Tanto la Orquesta Estable como el Coro y ci Coro de Niños mostraron un mivel impecable: ajustados, concentrados y con un grado de compromiso notable. Tanto la fila de violas -excelente su solista- como los bronces, frecuentemente expuestos por Berlioz en pasajes de gran compromiso, tuvieron un rendimiento superlativo, tanto en Los momentos introspectivos como en los más expansivos (la famosísima Marcha húngara de la primera parte).